Como reparar madera dañada con masilla epóxica

Fácil de manipular y trabajar, la masilla epóxica o epoxy puede ser el material perfecto para hacer reparaciones permanentes de los marcos de las ventanas en estado de descomposición, las jambas de las puertas y las molduras exteriores de madera que son difíciles de quitar y costosos de reemplazar.

Este material, que puede adquirirse en casas de pintura, artesanías o ferreterías, consta de dos componentes que se mezclan como masa, la que se moldea como arcilla de modelado y, cuando se endurece, se adhiere fuertemente a las superficies tratadas, no se agrieta ni desprende como puede suceder en otros rellenos para madera.

Como reparar madera dañada con masilla epóxica

Foto: ConServ Epoxy

A continuación, se darán algunas indicaciones básicas sobre cómo mezclar, aplicar y moldear un relleno de masilla epóxica para crear una reparación duradera en piezas dañadas o podridas.

En primer lugar, debe probarse el área que rodea la madera dañada con un punzón o un destornillador para determinar la extensión de la podredumbre. La madera suave y fácilmente penetrada está podrida o empieza a caer y debe ser removida hasta toparse con áreas más sólidas.

En ese momento también es importante determinar cuál fue la causa real de la podredumbre y solucionarla antes de continuar con la reparación. Por ejemplo, la base de una estructura de madera asentada directamente sobre el concreto se encuentra más expuesta a absorber humedad, lo que demandará la realización de trabajos de aislamiento que impidan el contacto directo entre la madera y el hormigón.

Otro problema que puede presentarse es que la capa de pintura o barniz que cubre la madera se encuentra agrietada o descascarada, lo que permite la entrada de agua y la consecuente podredumbre.

Para que la superficie quede lista para recibir el tratamiento con la masilla epóxica y para garantizar la correcta adherencia de ésta con la madera, se quitan los restos de pintura vieja con la ayuda de un raspador o una lija.

La siguiente fase consiste en la preparación de la masilla epóxica, tomando dos partes iguales de los componentes A y B, las que se mezclan con un cuchillo o espátula durante dos o tres minutos hasta que queden bien mezcladas.

No debe esperarse a que la masa se endurezca completamente antes de rellenar la madera dañada. Por lo general, a 21ºC, se tendrán 30 minutos antes de que el epóxido comience a endurecerse, ya que este material se formula para permitir suficiente tiempo de trabajo en condiciones normales, pero la temperatura es el factor clave. El calor acelera la reacción y el frío la hace más lenta.

Por ello es importante trabajar a la sombra y mantener los materiales frescos cuando se esté mezclando y aplicando la masilla epóxica. Entonces, si se desea acelerar el proceso de endurecimiento, se puede utilizar un secador de pelo o una pistola de calor.

Con la ayuda de una espátula o cuchillo para masilla fino, se aplica el epoxy rellenando el área cavada en la madera.

Para ahorrar masilla cuando se hacen reparaciones grandes o profundas, conviene cortar o tallar un bloque de madera para llenar la mayor parte de la cavidad, y recién entonces aplicar la mezcla epóxica para pegar el bloque antes de cubrirlo con más pasta. Se recomienda usar el mismo tipo de madera para la reparación y alinear el grano en la misma dirección que la pieza a arreglar.

No es necesario que la parte exterior del relleno quede con una forma perfecta; sólo hay que asegurarse de hacer que la masilla quede lo más pareja posible con las superficies circundantes.

Una vez que la masilla epóxica endurece, es fácil de modelar y lijar con herramientas estándar de carpintería. Se comienza a desbastar con una lima plana o una lija de grano grueso.

Se debe trabajar siguiendo la forma de la madera circundante. Cuando se han lijado las irregularidades más grandes y la supeficie luce más lisa, se puede pasar a trabajar en los detalles.

Acabado de la masilla epóxica con limas o lijas

Dependiendo del perfil o forma que se desea recrear, es posible que para esta labor más fina se necesiten limas para madera redondas o semirredondas, o lijas de grano más fino.

Foto: SweetPea

Terminado el trabajo de lijado y modelado, se limpia pasando un cepillo de cerdas suaves y un paño húmedo para retirar los restos de polvo y virutas antes de aplicar una capa de imprimante acrílico para sellar la madera. Una vez seco, se aplican dos capas de pintura para terminar con el trabajo de reparación.




Le gustó este artículo? Reciba los articulos en su correo electrónico!

Otros temas de Albañiles .org que pueden interesarte

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*