Saltar al contenido

Selladores ¿Qué Son?, Tipos y Características

Un sellador es un material no metálico que une dos superficies y rellena el espacio que hay entre ambas. A su vez, crea una barrera de protección que impide la figa de materiales tanto líquidos, como solidos o gaseosos.

El sellador se emplea para que no se produzcan fugas en diversidad de elementos de montaje o ensamble

La diferencia con los adhesivos, es que estos hacen una unión permanente, mientras el que sellador es un material que rellena y da estanqueidad.

sellador

Diferentes tipos de sellador

Hay mucha variedad de selladores en el mercado, y la diferencia entre ellos es la composición determinada según el uso que se le deba dar.

Por esta razón, no cualquier sellador es el indicado, los hay específicos para determinados materiales. Los principales que se comercializan son los de silicona, poliuretano y los acrílicos.

Selladores de silicona

Son los que se emplean en el sellado de vidrios de ventanas, baños, cocinas, cámaras frigoríficas y calefacciones.

Se adhieren muy bien al PVC y al policarbonato, no facilitan la formación de hongos, son elásticos y resisten muy bien los rayos UV.

También sirven para crear juntas entre superficies, como en el caso de bombas de agua, tapas de válvula, termostatos, cárteres de aceite, entre otras.

Características de los selladores de silicona

  • Se adhieren a variedad de materiales
  • Resisten altas temperaturas
  • Soportan productos químicos
  • Poseen alta flexibilidad
  • Se curan a temperatura ambiente

Selladores acrílicos

Son selladores con buena adherencia a la madera, el aluminio, vidrio, plástico y concreto. Se aplican con facilidad y se pueden pintar, sirven para exterior e interior, pero no pueden estar sumergidos en agua.

Son los apropiados para sellar juntas de dilatación débil, como es el caso de puertas y ventanas. Resisten muy bien la oxidación, el moho, los rayos solares y se contraen muy poco.

Selladores de poliuretano

Se adhieren de forma excelente a madera, metal, vidrio, plástico, roca y hormigón, entre varios materiales más.

Resisten las agresiones climáticas, por lo que se los usa mucho en la reparación de grietas en sistemas de impermeabilización y cisternas.

Se emplean para sellar ventanas en vehículos terrestres, acuáticos y aéreos. Permiten darle diferentes acabados una vez que fueron aplicados sobre la superficie.

Son selladores elásticos y flexibles con una resistencia a esfuerzo normal de 8 Mpa y una elongación máxima sobre el 600%.

A diferencia de los anteriores, estos selladores no soportan tanto la radiación ultravioleta y los agentes químicos.

Selladores anaeróbicos

Son los que se utilizan para sellar uniones roscadas como tubos, tuercas, tornillos, y espárragos.

Sellan de forma instantánea y evitan las fugas por deterioro de cintas adhesivas, por aflojamiento, o por roscas dañadas, así como también son capaces de evitar la corrosión galvánica.

Se los usa mayoritariamente en sectores industriales, para el sellado de roscas en tuberías ya que asegura la ausencia de fugas de líquidos y gases.

Estos selladores sellan hasta la presión de ruptura nominal de la tubería, dan un par de desmontaje controlado y son de fácil distribución.

Además, lubrican durante el montaje, resisten muy bien los productos químicos y altas temperaturas, son capaces de sellar y fijar conexiones metálicas.

¿Cómo elegir el sellador idóneo?

Los selladores acrílicos y de silicona no son adhesivos, sino que solo sellan. En cambio, los de poliuretano, son selladores y adhesivos.

A partir de ello, podemos agregar que:

El producto elegido tiene que ser capaz de rellenar el espacio entre dos superficies de forma total.

Cuando seque tiene que formar una barrera que impida tanto la entrada como la salida de cualquier tipo de sustancia.

Debe poder aguantar las agresiones ambientales y ser flexible para no fracturarse ante cargas y movimientos.

Otro detalle a tener en cuenta a la hora de elegir un sellador, es si se requiere de un acabado especifico, si debe ser además aislante térmico o acústico, si es necesaria un tipo de viscosidad determinada, tiempo de curado y/o capacidad de mermado.

Recomendaciones a la hora de aplicar un sellador

La superficie donde se lo va a aplicar tiene que estar debidamente preparada, limpia, libre de polvo agua o aceite como de cualquier sustancia que impida la correcta adhesión.

A veces es necesario limpiar con solventes, removedor de adhesivo o alcohol isopropílico, y comprobar que el producto se ha evaporado por completo antes de proceder con el trabajo.

Siempre hay que seguir las instrucciones del empaque del sellador, esto es con la finalidad de asegurar que las propiedades de adhesión y curado se mantengan estables.

Fuente: Adhesis

Reciba Gratis Nuestros Articulos por Correo Electrónico

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *