Sauna en casa, consejos para su instalación

En la actualidad, el tener un sauna en casa es bastante frecuente, lo que se debe a la facilidad de su instalación y relativo bajo costo.

Nada más reconfortante que un momento de desintoxicación y relax al llegar a casa después de un ajetreado día de trabajo. En este artículo encontraras información necesaria para instalar una sauna en casa.

Tipos de sauna

La más habitual es de estilo finlandés. Esta sauna se compone por una cabina de madera de diverso tamaño que posee una puerta de vidrio, y bancos para descansar durante la sesión. Emplea una estufa eléctrica que calienta piedras que despiden calor seco.

Después está la de vapor o baño turco, esta funciona con vapor despedido por agua caliente. Y por último, está la sauna de infrarrojos, la que es tan beneficiosa como la finlandesa pero con mucho ahorro energético en comparación.

La habitación en donde se instale la sauna puede ser cualquiera, siempre y cuando se la acondicione adecuadamente para tal fin. Lo bueno es que las saunas que se consiguen en el mercado vienen en infinidad de variados modelos con distintas medidas, por lo que encontrar el idóneo no es nada difícil.

Consideraciones importantes para la sauna en casa

En el caso de una sauna finlandesa o de infrarrojos, es importante que la instalación eléctrica de la casa sea capaz de otorgar la energía suficiente a la estufa eléctrica del equipo, la potencia dependerá del tamaño de la sauna elegido.

Otro detalle a considerar es que la habitación en donde se encuentra la sauna, disponga de una ventana o claraboya que permita la aireación después de cada tratamiento, esto es fundamental para evitar la formación de hongos debido a la condensación.

El lugar elegido tiene que disponer de una tumbona o butaca que permita recostarse y ayudar a que la presión sanguínea se normalice. También una ducha cercana para la fase de enfriamiento del tratamiento, y espacio en donde relajarse al terminar.

Se puede complementar el beneficio de esta terapia de calor con cromoterapia o musicoterapia. Esto es sumamente beneficioso y fácil de adquirir.

Instalación de la sauna en casa, consejos útiles

Se requiere un mínimo de 4 metros cuadrados para colocar la sauna, por lo que cualquier habitación libre con estas medidas puede servir.

La cabina de la sauna esta revestida con un material llamado hemlock, un machimbre con gran capacidad higroscópica, es capaz de soportar el calor intenso, la dilatación y contracción.

La puerta tiene que ser hermética, esto es esencial para que el calor no se disperse a las demás habitaciones de la casa.

La temperatura tiene que rondar entre los 70º C a los 100º C.

Siempre ha de haber un reloj dentro de la sauna para controlar el tiempo que se pasa dentro, nunca conviene sobrepasar el cuarto de hora.

La sauna tiene que disponer de una puerta de vidrio o de una ventana que permita ver el exterior, ya que de lo contrario puede llegar a ser causa de un  brote claustrofobia en algunas personas que se sienten encerradas y con calor excesivo.

Estos son los puntos claves a considerar a la hora de colocar una sauna en tu hogar. Solo resta que decidas el estilo que mejor se adapte a tus necesidades y empieces a disfrutar de sus beneficios.

fuentes:

Effe

Pisos

Foto: Freepik

Recibí nuestros articulos gratis