Losa Radiante como sistema de calefacción

La losa radiante es una excelente alternativa de calefacción del hogar. En este artículo te contamos todo lo que es imprescindible saber de dicho sistema de calefacción y cómo puedes instalarlo en tu hogar.

¿Qué es la losa radiante?

Es un sistema de calefacción diferente a los convencionales, ya que la emisión del calor no depende de una estufa sino del propio piso.

La loza radiante es la conductora de calor, gracias a tuberías de polietileno reticulado dispuestas en forma de espirales, serpentines o meandros por donde circula el agua caliente que calefacción la casa.

Dicho sistema genera una diferencia de temperatura en los ambientes, siendo más elevada a la altura del suelo que en las alturas, lo que asegura mayor confort.

Qué se necesita para tener losa radiante

La instalación de losa radiante implica el uso de un aislante que asegure que el calor vaya hacia arriba, en dirección a la losa, la energía no pierda fuerza y la temperatura sea estable.

El suelo tiene que ser de piedra o de cerámica, ya que son los mejores conductores de calor. Y por último el sistema de tuberías por donde circulará el agua caliente.

Beneficios de este sistema de calefacción

Ahorro energético. Si bien la inversión de este sistema de calefacción es mucho más elevado, a la larga conviene porque economiza mucho el gasto de energía.

La temperatura que requiere el agua para calefaccionar es de unos 35 a 40 grados, en cambio los radiadores precisan de entre 70 y 90 grados para poder emitir calor de forma eficiente.

También es un sistema de calefacción que permite combinarse con otros de energía renovable.

No está de más destacar el confort que posee. La loza radiante al generar calor desde el suelo, que se va disipando de forma progresiva hacia el techo, hace que los ambientes sean mucho más agradables, con la temperatura ideal y sin sofocar.

Otro detalle a destacar es que la losa radiante no solo sirve para calefacciones, sino también para refrigerar los ambientes debido a que permite climatizar las habitaciones en verano.

calefaccion

Suelos idóneos para colocar losa radiante

Permite ser colocada en casi cualquier piso, pero hay diferencias en torno a la capacidad de conducción del calor según el material con el que esté elaborado.

Las opciones más recomendables son las baldosas y la piedra, debido a su gran poder de conducción térmica. La energía calórica del agua que transita por las tuberías pasa mucho más rápido a estos materiales que a otros, ya  su vez tanto la baldosa como la piedra retienen por más tiempo el calor incrementando la eficiencia del sistema.

En cuanto al grosor del suelo, esto no varía demasiado el impacto de la salida del calor, pero si afecta el tiempo que demora en aumentar su temperatura. Lo recomendable es que tenga un máximo de 20 mm para contar con un sistema de rápido accionar.

Otros tipos de suelo:

Cemento pulido: es un buen conductor del calor, no demora mucho en aumentar su temperatura y puede utilizarse tanto para calefacción por losa radiante eléctrica y de agua.

Laja: conduce bien el calor, es muy buena para losa radiante e incluso la más propicia para sitios de alto tránsito.

Mármol: tiene una apropiada conducción térmica, pero no calienta tanto como otros tipos de piso. Requiere de aislamiento cuando se instala un contrapiso de hormigón.

Madera: la madera ha de ser delgada y densa, como el parquet o laminado, ya que funcionan bien ante los cambios de temperatura del suelo.

Es importante que la temperatura no pase de los 27 grados. Otro detalle a considerar es que la madera ha de ser secada al horno porque el calor cambia la humedad que posee.

Fuente: Hipotecario seguros

Recibí nuestros articulos gratis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.