Pisos de vinilo: Ventajas y desventajas de su uso

Los pisos de vinilo se han convertido en una opción popular a la hora de buscar un revestimiento económico y de sencilla instalación. Sin embargo, aún ahora hay gente que sólo lo relaciona el vinilo con los pisos laminados, sin saber que viene bajo otras formas, como baldosas o planchas. Del mismo modo, existe poco conocimiento sobre las ventajas y desventajas que ofrece este tipo de material.

En cuanto a las ventajas, la más destacada es su valor económico accesible para la mayoría de los bolsillos. A pesar de que pueden imitar la apariencia de suelos de una gama superior, los pisos de vinilo son relativamente baratos, tanto en lo que se refiere a su compra como a su instalación.

Pisos de vinilo: Ventajas y desventajas de su uso

Estos pisos son fáciles de colocar. En su formato de baldosas se presentan por lo general en cuadrados de 45 centímetros de cada lado, razón por la cual son fáciles de manipular y tanto las baldosas y planchas se fabrican a menudo con soportes autoadhesivos, lo que facilita aún más su instalación.

Los pisos de vinilo también tienen a su favor el hecho de que pueden ser producidos en una amplia variedad de colores, haciéndolo altamente adaptable y fácil de combinar con los estilos de decoración presentes en cada casa.

Otro punto a favor de este piso es su completa resistencia al agua, por lo que se lo puede utilizar en casi cualquier parte de una vivienda, incluyendo la planta principal, plantas superiores y subsuelos. Los pisos de vinilo funcionan especialmente bien en baños y cocinas, donde es común que el agua termine tomando contacto con el suelo.

Los pisos de vinilo, por ser poco porosos, son más fáciles de limpiar que otras superficies. Pueden bastar un barrido regular y el paso de un paño húmedo de vez en cuando para mantenerlos limpios y brillantes.

Debido a su flexibilidad, estos pisos tienen una textura suave que ofrece una experiencia confortable cuando se camina sobre ellos.

Desventajas de los pisos de vinilo

Primeramente, los pisos de vinilo están hechos de un derivado del petróleo, lo que les resta puntos desde una perspectiva medio ambiental, ya que proviene de un recurso no renovable.

Si bien cuenta con capas que le permiten soportar cierto grado de desgaste, la carencia de un mejor revestimiento hace que, después de unos años de tráfico la superficie comience a mostrar rasguños y signos de deterioro. A diferencia de la madera, el suelo de vinilo no puede recibir la aplicación de un nuevo acabado.

Sumado a esto, el piso de vinilo no puede afrontar el efecto de los rayos UV cuando se encuentran bajo una exposición prolongada a la luz solar, por lo que los patrones y colores tienden a desvanecerse.

Dadas las características de este material, la reparación es muy difícil o prácticamente imposible. Si bien un azulejo de vinilo dañado puede quitarse y reemplazarse por uno nuevo, un piso laminado necesitará ser sustituido completamente.




Le gustó este artículo? Reciba los articulos en su correo electrónico!

Otros temas de Albañiles .org que pueden interesarte

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*