Burbujas de aire en la superficie del hormigón: Causas y cómo evitarlas

El uso cada vez mayor del hormigón estructural como material de construcción arquitectónico ha hecho que se le de mayor importancia a la calidad en el aspecto superficial, y precisamente uno de los principales inconvenientes que afectan la estética de las superficies hechas con este material son las fallas causadas por burbujas de aire.

Se trata de pequeños huecos superficiales que se producen por la migración del aire y el agua atrapados durante la preparación del concreto, y por lo general se manifiestan en las superficies verticales. En áreas pobremente iluminadas, las burbujas pequeñas son difíciles de distinguir durante el acabado y es posible que no se les descubra hasta que se rompan por el uso o el paso del tiempo.

Burbujas de aire en la superficie del hormigón: Causas y cómo evitarlas

Durante la consolidación, la densificación y la subsiguiente contracción del volumen del hormigón fresco fuerzan a las bolsas de aire y al exceso de agua a salir de la mezcla de cemento. Mientras que el agua tiende a migrar hacia arriba debido a su diferente densidad, las burbujas de aire buscan el camino más corto para alcanzar a equilibrar la presión. Por lo tanto cuando están en una estructura vertical, la distancia más cercana para la salida del aire será la pared del encofrado mientras el concreto aún está fraguando, formando las fallas u hoyos.

Tales agujeros se encuentran con mayor frecuencia en la parte superior de la estructura de hormigón o en superficies de formas en ángulo como resultado de la acumulación de aditivos por los huecos de aire que se escapan a lo largo de lo alto de la estructura. Estas burbujas superficiales son principalmente un problema estético para el concreto estructural expuesto, haciéndose más notorios si se pinta la superficie  o si los huecos alcanzan un diámetro aproximado de 2,5 centímetros o más.

Posiblemente la causa más influyente de este problema sea un proceso inadecuado de vibración de la mezcla. Al vibrar las partículas del concreto, éstas se juntan y el agua y aire excedentes ascienden a la superficie libre del hormigón, ya sea verticalmente a través del encofrado o lateralmente en una ruta directa a la pared de la forma. Una vibración inadecuada liberará deficientemente las bolsas de aire o sobre-consolidará el concreto, lo que producirá la segregación de las partículas.

Otro factor que promueve la formación de burbujas de aire es el material de la forma o encofrado en sí. Las formas no permeables como la madera y el acero impregnados con polímeros y el uso inadecuado de agentes liberadores de formas pueden restringir el movimiento de las bolsas de aire en la mezcla. Es importante que cuando se usen estos agentes, se usen de acuerdo con las recomendaciones del fabricante y solo con material de soporte específico.

El diseño de la mezcla del hormigón también se puede considerar como una causa importante de la formación de burbujas de aire en una superficie. Las proporciones y volúmenes de los componentes usados varían ampliamente según el uso, tamaño y clasificación de los agregados, el uso de aditivos y la incorporación de aire. Una mezcla pegajosa o rígida que no responde a la consolidación del concreto puede estar directamente relacionada con una mayor formación de burbujas en la superficie.

Burbujas de aire en superficies de hormigón: Cómo evitarlas

Una solución básica para evitar la formación de burbujas de aire en una superficie de hormigón es, al momento de realizar el acabado, observar y detectar que la misma parezca lista para el aplanado antes de lo esperado. Por ello, al dar el acabado se debe insistir en colar, aplanar y pulir el concreto lo más rápido posible y sin formar una capa gruesa de lechada.

Después de terminar esos trabajos, es conveniente demorar el acabado posterior lo más que se pueda, tratando de cubrir la superficie con plástico o protegerla de algún modo contra la evaporación. En el aplanado inicial, la llana o regla debe ser extendida para evitar la compactación de la superficie antes de tiempo.

Asimismo, cuando las burbujas de aire se estén formando, podría pasarse la hoja de la llana sobre la superficie y demorar el acabado tanto como sea posible.

 





Le gustó este artículo? Reciba los articulos en su correo electrónico!

Otros temas de Albañiles .org que pueden interesarte

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*