Cómo construir una losa de cemento

La losa de cemento representa un buen recurso para nivelar una superficie de terreno, con el fin de aprovecharla para realizar una ampliación de la vivienda, o simplemente para mejorar su aspecto. Su correcta construcción no sólo demanda la utilización de los materiales adecuados, sino también de paciencia y precisión.

El primer paso para construir una losa de cemento es medir la superficie de la porción de terreno que se desea cubrir, de forma que esto permitirá determinar las proporciones aproximadas de materiales que se van a utilizar (arena, cemento, gravilla, ripio, y mallas de alambre).

Cómo construir una losa de cemento

losa_cemento_1

Para este trabajo, es bueno valerse del uso de tablas para asegurarse de que la plataforma tendrá las medidas correctas y para delimitar el terreno, sin olvidarse de agregar al cálculo los centímetros que ocuparán dichos listones.

A continuación, en las esquinas se entierran estacas unidas con un cordel para marcar los ángulos  y ayudar a comprobar que el trazado del marco se ha hecho correctamente.

El siguiente paso será determinar el desnivel que debe tener el piso para que el agua escurra con normalidad y evitar encharcamientos, siendo recomendable crear una pendiente de 1 centímetro por metro de ancho de la losa que se va a construir.

Para hacer un cálculo correcto del desnivel, se puede recurrir al clásico método de traspaso de nivel con la manguera con agua.

Este consiste en hacer una marca a cualquier altura de la porción del muro que junto a las maderas delimita la superficie a trabajar. Se toma luego una manguera transparente que tenga un largo suficiente para alcanzar distintos puntos de la losa y se la llena con agua, haciendo coincidir el nivel del líquido con la marca hecha en el muro, mientras que otra persona sujeta el otro extremo de la manguera sobre la estaca donde se quiera hacer la otra marca, haciendo coincidir el nivel del agua en ambos puntos y dejando estabilizar.

nivel manguera

Una vez que el nivel del agua se ha estabilizado, se realiza la marca en el segundo punto, obteniendo de esta manera la medida exacta a la de la marca en el muro. Como se debe asegurar que la losa tenga una pendiente, la segunda marca deberá hacerse unos centímetros más abajo, de acuerdo a la proporción antes mencionada de 1 centímetro por metro de ancho.

A continuación, se procede a rebajar el suelo con ayuda de un pico, teniendo en cuenta que, si se desea hacer una losa de 10 centímetros de alto, es necesario rebajar el suelo unos 20 centímetros. El siguiente paso es colocar la gravilla, esparciéndola con la ayuda de un rastrillo y luego mojar toda la superficie para que se asiente y facilitar el trabajo de apisonado.

Una vez que el piso ha quedado nivelado y compacto, se debe depositar la malla de alambre que le dará una mayor fuerza a la losa y evitará el exceso de agrietamiento del cemento, y se vierte sobre ella hasta 5 centímetros del mortero de cemento y arena.

Nuevamente se colocará otra malla metálica y se volverá a verter el concreto hasta completar los 5 centímetros restantes.

malla_alambre

Se toma luego una llana de acero a un ángulo de 45 grados y se la arrastra por toda la superficie de cemento, moviéndola en línea recta para eliminar curvas y otras marcas no deseadas. Si la superficie es más grande, es recomendable utilizar una tabla como herramienta de nivelación, deslizándola de canto de lado a lado, hasta dejar la losa libre de agujeros e imperfecciones.





Le gustó este artículo? Reciba los articulos en su correo electrónico!

Otros temas de Albañiles .org que pueden interesarte

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*