Ladrillos: Calidad, tipos y usos

El ladrillo puede considerarse la pieza de albañilería por excelencia, cuyo uso en la construcción data de hace más de diez mil años y cuya evolución permite hoy contar una interesante variedad cuyas características y usos convienen conocer.

Básicamente, el ladrillo es un material de tipo cerámico o arcilla cocida, con forma de prisma rectangular, que fue previamente amasado con agua conformando así una  pasta, que luego de ser moldeada se horneó a una temperatura de 1000ºC, lo que le permitió ganar resistencia a la compresión, además de dotarle de buenas cualidades de aislamiento térmico y acústico.

ladrillos1

Los ladrillos macizos comunes, por lo general, no suelen tener condiciones homogéneas de resistencia, por lo que es necesario prestar atención a algunas características físicas para comprobar su nivel de calidad.

Una manera efectiva de verificar esto es a través del color:

  • Si el ladrillo tiene una coloración anaranjada, significa que ha sido poco cocido y por lo tanto es muy frágil.
  • Si el ladrillo presenta un color rojizo y homogéneo, significa que ha tenido una correcta cocción, logrando una resistencia mayor que el anterior y una textura pareja. Se está en presencia de un ladrillo normal.
  • Si el ladrillo muestra un color casi morado, con manchas negras, amarillas y plateadas, se está en presencia de un ladrillo recocido.

Otro método usual para verificar la calidad es dar unos golpes leves al material; si éste produce un sonido claro, significa que el ladrillo ha sido bien cocido y puede ser utilizado sin problemas tanto en la construcción de tabiquería como de muros portantes.

Tipos de ladrillos

Aparte de los ladrillos macizos comunes, se pueden encontrar en el mercado los siguientes tipos:

  • Ladrillos perforados: Son aquellos que tienen perforaciones verticales en la tabla, de volumen superior al 10 %. Se utilizan en albañilería interior y exterior revestida. Las medidas más habituales son la castellana o métrica y la catalana, con una longitud de 24 y 28 centímetros, respectivamente. ladrillo_perforado
  • Ladrillos de tejar o manual: Es un tipo de ladrillo de apariencia tosca que imita a los de fabricación tradicional. Suelen tener un tamaño aproximado pero no igual unos a otros. Presenta rugosidades en sus caras siendo no muy planas. Su uso está muy generalizado en las restauraciones de edificios antiguos. ladrillo_tejar
  • Ladrillos huecos: Son aquellos que tienen perforaciones horizontales en el canto. Se utilizan tanto en albañilería interior como revestida. Hay ladrillo hueco de formato tradicional, y ladrillo hueco de gran formato, con una longitud superior a 30 centímetros, un grosor igual o superior a 40 centímetros y una dimensión inferior a 14 centímetros. Además, según el grueso, se distinguen ladrillos huecos sencillos, dobles o triples. ladrillo_hueco
  • Ladrillos cara vista o a la vista: Son aquellos que, por carecer de poros, tienen una elevada resistencia al agua y las heladas, por lo que se utilizan en exteriores con un acabado especial. Esto se logra con la cocción del material a una temperatura de 1200ºC. ladrillo_caravista
  • Ladrillo refractario: Son piezas cerámicas de textura lisa y homogénea, y de alta densidad, que se colocan en lugares donde deben soportar altas temperaturas, como hornos o chimeneas. ladrillo_refractario

Recibí nuestros articulos gratis

One thought on “Ladrillos: Calidad, tipos y usos

Comments are closed.