Cómo reparar las juntas de mortero en una pared de ladrillos

El desmoronamiento del mortero que une los ladrillos de una pared es un inconveniente que requiere una rápida atención por parte de los dueños de casa, debido no sólo a cuestiones de índole estética, sino tambien porque puede producir el aflojamiento de los bloques, favorecer las filtraciones de agua y estimular la radicación de insectos en los huecos que se van produciendo.

El mortero o argamasa es la mezcla que se utiliza para pegar los ladrillos y para rellenar los espacios que quedan entre dichas piezas, y que va deteriorándose debido al paso del tiempo, la exposición a la intemperie, el asentamiento estructural, y a distintos daños físicos.

Cómo reparar las juntas de mortero en una pared de ladrillos

juntas1

La reparación de las juntas, que básicamente implica retirar el material viejo y sustituirlo con un mortero nuevo, es más fácil de lo que parece, siempre y cuando se utilicen las herramientas adecuadas.

La limpieza inicial demanda quebrar las partes del mortero dañado. Si el área sobre la que se va a trabajar es pequeña, se puede utilizar martillo y cincel para ir rompiendo la argamasa floja, dando unos leves golpes y teniendo cuidado de no causar roturas en los ladrillos.

Si la superficie sobre la que se va a trabajar va a ser mayor, se deberá recurrir a una amoladora angular, sobre todo en las juntas de mortero cóncavas. Otros prefieren utilizar un martillo eléctrico rotatorio o rotomartillo equipado con un cincel plano para hacer el trabajo con más velocidad, aunque eso implica un aumento en los gastos y en los riesgos de daños y accidentes en manos inexpertas.

Además de estas herramientas, se necesitará una nueva mezcla de mortero. Este puede obtenerse con la clásica combinación de cemento, arena y agua, o directamente se puede adquirir productos comerciales ya preparados para esta clase de trabajo.

En ambos casos se debe tener presente que el color del nuevo mortero deberá ser similar o parecido al del antiguo, para evitar la sensación visual de “parches” en el resultado final por culpa de las diferencia de tonalidades entre las juntas.

Para tener en cuenta: Si el trabajo se hará sobre una superficie grande, es conveniente comenzar con un área pequeña de la misma para tener una idea del trabajo antes de lanzarse a reparar una pared de ladrillos completa. Esta medida, además de ayudar a perfeccionar habilidades, servirá para no desperdiciar mortero, ya que el mismo permite sólo un tiempo de trabajo de 30 a 60 minutos.

Aplicar el cincel o una herramienta eléctrica para moler el mortero dañado de las juntas es un trabajo sucio que genera una importante cantidad de polvo en suspensión, además de provocar desprendimientos de escombros a alta velocidad. Por esos motivos se debe cubrir muebles y pisos con lonas para facilitar la posterior limpieza, y utilizar mascarilla y gafas protectoras.

amoladora angular1

Después de haber pasado el cincel (o la amoladora), con una pequeña escoba o cepillo de cerdas duras se barren los escombros y el polvo que pudiera haber quedado depositado en las juntas en la pared de ladrillos.

Posteriormente, se prepara el nuevo mortero, mezclándolo según las indicaciones del fabricante hasta obtener una consistencia cremosa y sin grumos o manchas secas. Una manera de saber si la mezcla es la correcta es colocar un poco del material sobre una llana y y verificar que el mismo no se caiga cuando se coloca la herramienta en un ángulo de 45 grados.

El mortero tendrá una duración útil de 30 a 60 minutos. Después de una hora, es mejor tirar lo que queda y mezclar un nuevo lote, ya que pasado ese tiempo pierde su resistencia.

A continuación, se carga la llana o paleta con la mezcla y, trabajando lo más cerca de la junta en la pared de ladrillo, rellenando con la ayuda de una espátula muy fina (o espátula de juntas).

Una vez que se terminó de aplicar el mortero en una junta, se puede pasar a reparar la siguiente.

Reparar las juntas de mortero en una pared de ladrillos: Trabajos finales

Se deja que la argamasa aplicada fragüe por unos minutos antes de aplicar el perfilador de juntas para darle el acabado final. Para verificar si el mortero ya está listo para este trabajo de terminación, se puede presionar la junta con el pulgar. Si éste deja una ligera impresión, se puede trabajar con el marcador. En cambio, si el dedo se hunde un poco más en la junta, es mejor esperar cinco minutos.

No debe dejarse que el mortero se endurezca demasiado para el acabado, por lo que el marcador de juntas debe aplicarse dentro de los 30 minutos posteriores al relleno de las mismas.

Finalmente, una vez que la argamasa ha secado bien, las juntas pueden frotarse con un cepillo de cerdas duras para eliminar los rebordes que pudieran haber quedado.





Le gustó este artículo? Reciba los articulos en su correo electrónico!

Otros temas de Albañiles .org que pueden interesarte

1 comentario en “Cómo reparar las juntas de mortero en una pared de ladrillos

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*