Techos, opciones de cubiertas económicas

Alternativas económicas en cubiertas para techos, opciones para ahorrar en la edificación. Ante el incremento considerable de los materiales de construcción, se hace necesario encontrar salidas que se ajusten al presupuesto, ofreciendo a la vez opciones de diseño mas originales.

En este artículo vamos a ver los 4 tipos de tejados económicos más empleados, sus características, pros y contras.

En todos los casos se trata de piezas de mayor tamaño que las convencionales tejas, son más fáciles de montar porque requieren de mano de obra menos especializada y a su vez poseen menos juntas.

Techos sándwich

Estos paneles son sistemas habituales en superficies grandes, como es el caso de las terrazas, casas prefabricadas y viviendas de sistema modular.

El espesor del tejado determina su capacidad de aislación térmica y acústica, son de muy fácil colocación ya que las placas se van colocando a medida que el espacio se va cubriendo. La fijación mecánica es inmediata, no hace falta esperar un tiempo prudencial de secado con adhesivos, morteros o demás materiales.

Techos de chapa

Los tejados de chapa son muy empleados por el acabado perfecto que poseen y buenas prestaciones en cuanto a la estanqueidad.

Su uso mayormente radica en naves industriales y fábricas, pero cuando se lo complementa con un buen aislamiento, es una excelente y más económica solución para cubrir techos en edificios, viviendas, garajes, quinchos, etc.

Resulta fácil de instalar, es liviano y fácil de manipular. El solape de cada pieza es perfecto porque las mismas se realizan con prensado sobre molde.

Generalmente se colocan mediante tornillos con arandelas cuadradas, con curvatura para permitir la estanqueidad del sistema.

Las chapas para tejados vienen en diversos acabados y colores, son durables, resistentes y aguantan muy buen las inclemencias del tiempo.

Techos imitación teja

Es una alternativa a los productos tradicionales. Se trata de paneles que imitan tejas, muy empleados en viviendas pequeñas, industrias de planta baja, explotaciones ganaderas y cámaras frigoríficas.

La estética de este tipo de techo hace que sea bastante adaptable, pero su duración depende de la calidad del material con el que este fabricado, el solape entre los paneles y el tratamiento en las juntas.

Si supera los 80 mm asegura una adecuada aislación acústica y térmica, pero se recomienda utilizar paneles de más de 120 mm si se desea asegurar un adecuado ahorro energético.

Tejados de policarbonato

Son cubiertas que permiten el paso parcial de la luz, ofreciendo una iluminación natural en los espacios a la vez que los cubre e impermeabiliza.

El número de capas que tenga la plancha de policarbonato determinará la capacidad aislante de la misma, pero por norma general casi todas las planchas de cubierta de tejado de policarbonato poseen un adecuado aislamiento térmico ya que evitan la pérdida de calor.

Cabe destacar que no ofrecen la misma aislación que los sistemas sándwich, pero son una buena alternativa para crear puntos de entrada de luz. Se utilizan en terrazas, invernaderos, cobertizos, piscinas, porches… son durables, livianos, impermeables y sencillos de moldear.

Fuente: Teoría de la construcción

Recibí nuestros articulos gratis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.