Baldosas adhesivas , todo lo que necesitas saber

Las baldosas adhesivas son un revestimiento de moda que se coloca de manera muy simple y brindan la posibilidad de renovar y mejorar paredes sin tener que recurrir a una obra.

Existen dos tipos de baldosas adhesivas. Las de vinilo que se pegan sobre un azulejo o superficies lisas, y las mallas decorativas que se recortan y están formadas por un conjunto de teselas, estas se adhieren a toda superficie.

Como su nombre bien lo indica, estos productos son autoadhesivos, por lo que para adherirlos basta con despegar la parte posterior que cubre el adhesivo.  

Las mallas que se componen por teselas, ya sea de un solo material o bien de diversos tipos (fibra de vidrio, cerámica piedra, etc), se emplean en diferentes estancias, y de acuerdo a ello es el material que conviene seleccionar.

Tipo de baldosas adhesivas

Las baldosas vinílicas más habituales son las que simulan ser cerámicas, vienen con variedad de decoraciones y se usan especialmente para renovar baños y cocinas ya que se adhieren perfectamente a los azulejos y resisten la humedad.

Después encontramos las de acabado de vidrio, se emplean para dar luminosidad a las paredes gracias a la combinación de acabados (mate y brilloso). Resisten moderadamente los rayones y solo se pueden usar en el interior del hogar.

Las de acabado piedra son otra variedad muy buscada, se usan para imitar piedras como el mármol o granito. Se colocan tanto en paredes como en suelos, e incluso permiten la aplicación de productos antideslizantes si se las coloca en el baño.

Las baldosas adhesivas acabado acero son empleadas para las cocinas, sobretodo como salpicadero. Son luminosas y muy  decorativas.

También están las losetas con acabado madera que simulan muy bien las vetas de la madera y tienen la ventaja de que pueden colocarse en zonas de humedad sin problemas.

El grosor de las baldosas adhesivas

Según el trabajo a realizar con estas losetas, es importante considerar su espesor. Vienen de 4 y 8 milímetros, las de dimensiones más chicas son las más delgadas.

Ventaja del uso de losetas adhesivas

Estas baldosas son beneficiosas por muchos motivos:

  • Son resistentes al paso del tiempo.
  • Son impermeables.
  • Se pueden colocar tanto en la cocina como en el baño.
  • Resisten humedad, vapor y agua.
  • Se colocan de manera muy sencilla y rápida.
  • No hace falta quitar los azulejos para colocarlas.
  • Renuevan los espacios en cuestión de minutos.
  • Tienen poder aislante, acústico y térmico.

Desventajas de las baldosas adhesivas

Ciertamente simulan texturas, por lo que para conseguir un buen efecto es necesario contar con losetas de buena calidad.

Colocación de losetas adhesivas

Estas baldosas pueden colocarse en variedad de superficies y el trabajo es muy simple, tanto que no lleva más de media hora.

La superficie a cubrir tiene que estar limpia y seca, y en caso de ser porosa hay que aplicarle un producto de imprimación para sellar los poros.

Para su colocación hay que contar con un metro, un nivel y lápiz, de modo tal de trazar un punto central en la pared y dos líneas cruzadas, esta es la guía para colocar la primera baldosa.

Primero se coloca la loseta en uno de los cuadrantes obtenidos, presionando toda la superficie para evitar que queden burbujas de aire.

La segunda baldosa se coloca en el borde de la primera y así sucesivamente con las restantes.

La limpieza de las baldosas

La limpieza se realiza dependiendo del tipo de material de la loseta, a saber:

  • Acero: con un trapo húmedo con agua y jabón neutro.
  • Vidrio: resiste los productos de limpieza, un trapo y detergente neutro.
  • Cerámica: es fácil de limpiar y resiste productos de limpieza.
  • Piedra: solo con un paño ligeramente humedecido con agua.
  • Plástico o PVC y vinílicos: se limpian fácilmente, resisten los productos de limpieza y son impermeables.

Fuente: el mueble

Recibí nuestros articulos gratis