Saltar al contenido

Puertas Ocultas o Invisibles

Puertas invisibles u ocultas, la nueva tendencia que pisa fuerte en reformas de hogares.

Un sistema de puertas invisibles es ideal para conseguir sensación de amplitud y orden. Permiten la creación de espacios elegantes y sofisticados, que hacen que el peso visual recaiga sobre lo que sea más importante.

Las puertas invisibles

Este sistema permite crear espacios únicos que destaquen lo que el decorador quiera. Puede ser el piso, elementos decorativos centrales, e incluso una isla de cocina, entre mil opciones más.

Se emplea tanto en diseño de interiores como exteriores. Estas puertas carecen de picaportes, marcos y cerraduras, dando la ilusión de que no existen.

Puertas Ocultas o Invisibles

La idea es fusionarlas completamente en el muro y que funcionen de diversas formas, giratorias, como a 360 grados, con la misma terminación en paredes o con sistemas de corredera, bisagras y otras características.

Cómo implementar una puerta invisible

Estas puertas son realmente versátiles en cuanto a posibilidades de uso. Pueden por ejemplo disimular puertas de armarios, la abertura de un baño en suite o espacios de uso doméstico como depósitos y la conexión de la vivienda hacia el garaje o galería.

Las ventajas de las puertas invisibles

Esta tendencia minimalista se aplica mayormente cuando la puerta se ve como parte de un frente importante, ya sea panel o revestimiento y da acceso a un espacio de menos importancia.

Permite por ejemplo ocultar una puerta de paso hacia el dormitorio, y la integra en el frente de los armarios.

Al disimularse los límites, los espacios se ven más orgánicos, mientras que con varias puertas se puede percibir como desordenado.

Las puertas invisibles dan la posibilidad de crear un frente común con todas y hacerlas ver mucho más discretas, vislumbrándose solo las juntas, con ausencia de marcos, hojas y tapetes.

En casas pequeñas

En el caso de pequeñas viviendas, las puertas ocultas son una estrategia arquitectónica y decorativa invaluable.

Tienen la particularidad de que se mimetizan con el revestimiento de fondo. Permiten englobar un módulo con los elementos de servicio como limpieza, despensa, armarios… y obtener una relación de continuidad con el resto de los espacios.

En estos casos, dicho módulo, aparece como un frente neutro de un material en especial, color o detalle elegido, aportando continuidad y haciendo que el espacio se vea más grande.

Fuente: Revista AD

Reciba Gratis Nuestros Articulos por Correo Electrónico

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *