Cómo fabricar un puff a partir de un neumático reciclado

El reciclaje de materiales es una actividad muy difundida en el mundo actual, principalmente porque ayuda a las personas a encontrar soluciones basadas en recursos creativos y económicos, y a su vez contribuyea reducir la acumulación de residuos de difícil degradación.

Este es el caso de los neumáticos, que son considerados uno de los desechos más tóxicos para el ambiente, y que pueden ser aprovechados para la fabricación casera de muebles sumamente atractivos sin demandar mucha inversión, además de ofrecer la oportunidad de llevar adelante una interesante actividad manual y disfrutar con orgullo del resultado final.

Foto: Minha Casa
Foto: Minha Casa

Uno de los usos más comunes de este material es la elaboración de cómodos y bonitos puffs (sillones sin espaldar) o mesas de café, existiendo distintos métodos de fabricación según los materiales y herramientas que se tengan a mano.

Una de las técnicas más utilizadas y sencillas es la que se basa en rellenar el neumático con un cojín para luego tapizar todo el conjunto con tela de alta resistencia o con cuerda rústica.

Para fabricar un puff se necesitará, obviamente, un neumático (usado o nuevo), dos placas de MDF (conocido también como fibrofácil y trupán) circulares de unos 6 milímetros de espesor y con un diámetro lo suficientemente grande como para cubrir sobradamente el hueco central de la rueda, recomendándose que tengan un mínimo de 55 centímetros.

Otros elementos necesarios son seis tornillos, un taladro, un destornillador, una pistola de encolar con al menos seis tubos de silicona de repuesto, una cuerda de unos 10 milímetros de espesor, un paño de limpieza, tijeras, un pincel y un sellador de calidad. Otra idea es recubrirlos con lana o hilos de colores.

Antes de comenzar con el proyecto, se debe limpiar el neumático con un paño seco. Si está muy sucio, se debe enjuagar y dejar secar por completo. A continuación se coloca una placa de MDF sobre el neumático y se perforan tres agujeros en el borde en tres puntos distantes, lo suficientemente profundos como para que penetren bien la goma.

A través de las perforaciones se atornilla la plancha  al neumático con suficiente fuerza como para evitar que se aquella se salga. Luego se repite la operación con el otro lado de la rueda.

Posteriormente se aplica el pegamento caliente en el tablero, asegurando un extremo de la cuerda en el centro del círculo para luego comenzar a dar vueltas con el sisal en forma de caracol. Es importante poner suficiente pegamento antes de cada nueva ronda, asegurándose de que ésta quede firmemente adherida y apretada con la vuelta anterior.

Una vez que se ha terminado de cubrir la placa de MDF con la cuerda, se debe hacer lo mismo con el borde de la llanta, siempre poniendo suficiente cantidad de pegamento por ronda y dejándola bien firme y apretada. Antes de iniciar el trabajo de cobertura de la goma hay que cerciorarse de que el extremo de la cuerda que cubre el fibrofácil coincida con el inicio de la que rodeará el borde.

Fabricar un puff a partir de un neumático reciclado: Trabajos finales

Una vez que se ha cubierto todo el neumático se corta el sobrante de cuerda y se adhiere bien el extremo final. No es necesario cubrir la base de MDF, ya que la misma irá directamente en contacto con el suelo. En algunos casos se le puede agregar unas patas o ruedas.

Foto: Minha Casa
Foto: Minha Casa

De esta forma el puff hecho con un neumático está prácticamente finalizado, faltando solo aplicar el sellador con la brocha, cubriendo toda la superficie de la cuerda y dejando secar por al menos una hora antes de poner otra capa del tapaporos. Para asegurar un mejor resultado final, es conveniente dejar que el sellador se seque completamente por una o dos semanas (dependiendo de las indicaciones del fabricante).

Recibí nuestros articulos gratis