Cómo pintar el revestimiento de madera de una pared

Si una sala muestra un aspecto envejecido debido a que los paneles del machimbrado o friso de madera se ven oscuros y deslucidos por la suciedad o el desgaste de sus colores, es posible lograr que aquella recupere su brillo con sólo unas capas de pintura.

En algunas ocasiones el revestimiento de madera puede ser retirado del todo para pintar directamente sobre las paredes. Pero a menudo los paneles se instalaron con clavos y adhesivo, y se podría dañar las paredes si se intenta quitarlos de su lugar. Además, en algunos casos el revestimiento se colocó directamente en los montantes de la pared sin nada detrás de él.

Cómo pintar el revestimiento de madera de una pared

Otro punto a considerar es la textura que se desea que las paredes tengan. Si se quiere un acabado liso, se puede rellenar las ranuras existentes entre las tablas del revestimiento con masilla para madera.

Antes de comenzar con el trabajo de preparación de la superficie a pintar, es conveniente cubrir el piso con telas viejas o papeles de diario, además de retirar o cubrir los muebles que se encuentren en el lugar.

Para llenar esos surcos antes de pintar los paneles de madera, se los debe lijar con una hoja de grano fino para retirar las capas de barniz antiguo. A continuación, con un paño húmedo, se procede a limpiar la superficie del machimbre para que no queden restos de polvo o grasa.

Recién entonces se rellenan las juntas de los paneles de madera, aplicando la masilla de acuerdo con las indicaciones del fabricante o del proveedor. Ese material también puede utilizarse para cubrir agujeros u otros daños que pudiera haber.

Después de dejar que el relleno se seque, con una lija de grano 100 se repasa toda la superficie del machimbre hasta que el compuesto aplicado a las juntas quede liso y al mismo nivel que las tablas. Luego se pasa un trapo húmedo para limpiar el polvo generado por el trabajo de lijado.

Antes de iniciar la labor de pintura, se deben cubrir las tapas de los tomacorrientes y cualquier otro accesorio o áreas que no se deseen pintar.

Imprimación y pintura del revestimiento de madera

Acto seguido, se aplica una capa de imprimación al machimbrado. Este paso es importante porque ayuda a cubrir las imperfecciones de los paneles, proporciona una mejor superficie para que la pintura se adhiera y evitar que la pintura fresca se hunda en áreas con parches.

Una vez que la imprimación se ha secado, se aplican dos capas de pintura en el machimbre, sirviéndose para ello de un pincel, o de un rodillo para agregarle textura. El uso del pincel es indispensable para pintar cerca de las esquinas, el techo o los rodapiés. Este proceso hace el trabajo más fácil porque esas partes son difíciles de alcanzar por otras herramientas manuales.




Le gustó este artículo? Reciba los articulos en su correo electrónico!

Otros temas de Albañiles .org que pueden interesarte

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*