Como solucionar errores después de empapelar paredes

Empapelar por cuenta propia las paredes de un ambiente puede ser una actividad relativamente sencilla y desestresante. Sin embargo, siempre existirá el riesgo de que, una vez aplicado el papel tapiz, se descubra que han quedado brechas entre los distintos paños colocados, burbujas atrapadas entre el muro y el revestimiento, desprendimiento de algunas áreas sin suficiente adhesivo, etc.

La siguiente es una breve guía con recomendaciones para solucionar estos y otros problemas que pueden afectar el resultado final de horas de trabajo dedicadas a mejorar el aspecto de una casa.

Como solucionar errores después de empapelar paredes

Cubrir brechas y espacios: En ocasiones puede darse el caso de que queden pequeños espacios entre los bordes de los paños de papel tapiz. Estas brechas son más notorias cuando se trata de paredes cuyo color original es de otro color que el predominante en el nuevo empapelado. En ese caso, se recomienda disfrazar tales imperfecciones pintándolas con un tono lo más parecido posible al color de fondo del papel.

Esta técnica ofrece un resultado más prolijo si se aplica de un modo “preventivo”, es decir, antes de colocar los tramos de papel. Para ello se marca una línea en la pared justo donde los paños de papel se tocarán. Se aplica entonces la pintura indicada siguiendo el trazo realizado previamente, se deja secar y se procede a la colocación del papel. De este modo, si por cualquier motivo se crea un espacio entre los dos papeles, la pintura habrá ayudado a ocultarlo.

Asegurar los bordes del papel tapiz en las esquinas: Esas áreas necesitan un sellado en la línea de unión entre los papeles que cubren dos paredes distintas. Un buen recurso para ello es el uso de un material de relleno flexible (puede ser silicona) que se aplica a lo largo del borde y cubriendo las costuras de los cortes de papel. Para un acabado más prolijo se recomienda alisar el material inmediatamente después de su aplicación.

La silicona debe aplicarse uniformemente, creando un cordón uniforme a lo largo de las uniones, para luego alisar pasando un dedo mojado para eliminar cualquier imperfección en la superficie. Puede utilizarse una esponja húmeda para suavizar aún más la línea de sellador.

Solucionar el problema de las burbujas: Por lo general, una mala aplicación inicial del papel tapiz puede derivar en la formación de desagradables globos de aire que son fáciles de observar en la superficie del empapelado.

Si tales burbujas son demasiadas, lo mejor será quitar el papel y rehacer completamente el trabajo. Si las burbujas son pocas pero muy visibles, se puede usar una cuchilla bien afilada y hacer dos cortes transversales sobre el área defectuosa, formando una cruz.

Foto: Publications International Ltd.

De este modo, se pueden doblar con cuidado las cuatro hojas creadas por el corte y aplicar una pequeña cantidad de pegamento con la ayuda de un pincel pequeño. Luego se vuelven las secciones del papel a su posición original y se adhieren a la pared, pasando una esponja para alisar el área reparada.




Le gustó este artículo? Reciba los articulos en su correo electrónico!

Otros temas de Albañiles .org que pueden interesarte

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*