Soluciones para aislamiento acústico: Paredes dobles y alfombras

Es sabido que el ruido puede tener efectos negativos sobre las personas, principalmente aquellos sonidos fuertes permanentes o muy frecuentes. El organismo humano no parece adaptarse a dicho exceso, sobre todo en un ambiente urbano moderno, donde hay una enorme aglomeración de viviendas, un alto tránsito de vehículos motorizados y una numerosa presencia de máquinas y fábricas.

Los estudios de este problema señalan que la lucha del hombre contra el ruido se libra dos frentes: 1) protección contra el ruido propiamente dicho (aislación); y 2) disminución del mismo en su fuente.

Soluciones para aislamiento acústico: Paredes dobles y alfombras

Los habitantes de una casa se ven atacados, por ejemplo, por los ruidos derivados de la calle, y en tal sentido los sonidos del tránsito pueden alcanzar a menudo una fuerza tal que una pared externa normal no basta para sofocarlos.

Lo miso puede ocurrir con los ruidos interiores, sobre todo en edificios de departamentos de gran aglomeración donde los muros y las puertas no son lo suficientemente gruesas como para asegurar una correcta aislación.

Una de las soluciones para protegerse del ruido son las paredes dobles, que elevan considerablemente el índice de aislación acústica. Con este sistema, cada muro puede vibrar en forma independiente, y dichas vibraciones se verán amortiguadas por capas intermedias de aire.

Con paredes pesadas, el mejoramiento de la aislación es notable con una capa de aire intermedia de 3 centímetros, mientras que en el caso de las paredes livianas, como son las hechas de placas de yeso o madera, el espacio intermedio deberá ser mayor.

Sin embargo, existe la posibilidad de aumentar la aislación en el caso de las paredes dobles livianas sin aumentar el espacio intermedio. Para ello se coloca entre ambos paramentos una capa de material absorbente (lana de vidrio, fibras minerales o de madera, vinilo de alta densidad, etc.), que suelen dar mejores resultados en espacios reducidos.

Para asegurar la aislación de las paredes dobles y evitar que las uniones entre muros y entrepisos se conviertan en puentes de transmisión de ruido y sus vibraciones, se pueden revestir los bordes con dos centímetros de corcho, fieltro o poliestireno expandido.

El uso de las alfombras como aislantes de ruidos

Las alfombras, sobre todo las blandas y gruesas, han demostrado ser un buen recurso para mejorar las condiciones de aislación de los denominados “ruidos de impacto”, que son aquellos generados por el golpe de un objeto contra un elemento constructivo de la vivienda (piso, muro, etc.) y a través del cual transmiten a las habitaciones cercanas una vibración concreta, que es captada por el oído humano como un sonido aéreo.

Para mejorar la capacidad aislante de las alfombras, se puede colocar debajo de ellas una capa de espuma de poliuretano o una membrana aislante bicapa específicamente fabricada para su uso como base para alfombras, que no sólo ayuda a mejorar la absorsión del ruido, sino que también contribuye a prolongar la vida útil del tapiz.




Le gustó este artículo? Reciba los articulos en su correo electrónico!

Otros temas de Albañiles .org que pueden interesarte

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*