Cómo limpiar la lechada de las juntas en pisos de cerámicos

Para que los pisos de cerámicos conserven siempre un acabado atractivo y brillante y al mismo tiempo tengan una vida útil más prolongada, es necesario hacer un buen trabajo de limpieza que incluya la eliminación de la suciedad acumulada en la lechada de las juntas.

A continuación, se darán algunas recomendaciones para limpiar las impurezas que penetran la pastina. Estos consejos no sólo son útiles para el caso de los pisos, sino que también pueden aplicarse en el aseo de paredes y encimeras hechas con baldosas de cerámica.

Cómo limpiar la lechada de las juntas en pisos de cerámicos

Si bien los cerámicos pueden resistir la suciedad y las manchas, la lechada presenta el inconveniente de ser porosa, lo que facilita la absorción de la suciedad y los derrames, haciendo que se tiñan o manchen rápidamente y terminen afeando el aspecto general del piso. En una cocina, los derrames de líquidos y la grasa son los principales culpables de la suciedad acumulada en las juntas, mientras que el jabón, el moho y los hongos son los factores de suciedad más comunes en los baños.

El primer paso en este proceso de limpieza implica el vertido de agua caliente sobre la superficie, para luego rociar una solución limpiadora directamente en la lechada. En esta etapa se puede recurrir a un remedio casero mezclando iguales proporciones de vinagre blanco y agua en una botella con rociador. El producto se rocía sobre las juntas y se deja reposar durante cinco minutos. Pasado ese tiempo y con la ayuda de un cepillo de cerdas suaves se procede a fregar las líneas de pastina.

En este trabajo no conviene utilizar cepillos de metal, ya que ese material puede rayar las baldosas de cerámica e incluso podrá terminar arrancando pedazos de la argamasa.

A continuación, y para terminar el trabajo, se debe enjuagar muy bien todo el piso con agua caliente.

También puede usar limpiadores comerciales específicos para lechada, e incluso lavandina diluida. En estos casos siempre debe seguirse las instrucciones del fabricante sobre cómo limpiar las juntas entre las baldosas. Debe tenerse en cuenta que se trata de productos cáusticos que requieren un uso moderado, porque de lo contrario el abuso puede llevar a la erosión de la lechada o a daños en la superficie de los cerámicos.

Para aquellas manchas de suciedad más rebeldes, se puede elaborar una pasta de dos partes de bicarbonato de sodio con una parte de agua. Esta mezcla se debe aplicar sobre las manchas de suciedad en la pastina, se deja que repose durante la noche y luego se frota con un cepillo de cerdas plásticas. Finalmente, se enjuaga bien con agua caliente.

Limpieza de la lechada en pisos: Otras soluciones caseras

Otras soluciones caseras de limpieza de lechada en pisos de baldosas de cerámica incluyen el uso de papel de lija y gomas de borrar. En ambos casos, se debe frotar hacia atrás y adelante a través de la línea de lechada sucia, para luego enjuagar con agua caliente.

Una vez terminada la limpieza, debe dejarse que la pastina se seque por al menos 24 horas, para luego aplicar un sellador de lechada a base de silicona para darle una mayor resistencia a las manchas y suciedad futuras. Este líquido protector deberá aplicarse cada dos años o con mayor frecuencia si el piso tratado se encuentra en una zona de mucho tráfico.




Le gustó este artículo? Reciba los articulos en su correo electrónico!

Otros temas de Albañiles .org que pueden interesarte

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*