Saltar al contenido

Cómo revocar una pared en casa

Revocar una pared básicamente es la aplicación de un material de acabado que la deja lisa y plana.

Se emplea en paredes de ladrillos, cerámicos o de cemento, y lo que hace el revoque es eliminar las irregularidades que tiene el material.

Las tabiquerías o trasdosados que son de yeso o cartón no necesitan revoque.

El revoque

El revoque puede ser de varios materiales, y la elección del indicado dependerá de la pared y el tipo de acabado que se vaya a aplicar después.

En la generalidad, las paredes de ladrillos que se van a pintar, se pueden revocar en pasta de yeso, mientras que las que van a ser alicatadas van revocadas según el material de agarre que se vaya a emplear, o bien mortero de cemento.

Cabe destacar que hay revoques que en sí mismos son material de acabado, como es el caso de la perlita o estuco.

Cómo revocar una pared

Si bien puede parecer bastante fácil, es importante seguir los pasos adecuados para conseguir una buena terminación sin imperfecciones.

Foto de freepic

Materiales necesarios para revocar una pared

Los materiales y herramientas que se requieren van a ser diferentes en función del revoque que se vaya a aplicar, en este caso será el mortero de cemento.

  • Para ello se necesita cemento y agua para hacer la mezcla.
  • Un balde grande donde mezclar los materiales o mezcladora de cemento.
  • Llana.
  • Una guía maestra, como una vara de aluminio.
MIRA TAMBIEN  Pintura: Cuáles son los errores más comunes y cómo evitarlos

Paso a paso

Si bien cada material de revoque tiene sus particularidades, se aplican de la misma forma.

Primero hay que limpiar la zona y quitar todo elemento que pueda ensuciarse.

Hay que quitar todo el polvo de la pared y elementos extraños. Seguidamente se debe verificar que la pared está completamente vertical y no posee desviaciones, esto es crucial para saber la cantidad de material a emplear y solucionar con el revoque los desperfectos que pueda haber.

Se procede a realizar la mezcla de cemento con agua en el cubo o mezcladora, controlando que la mezcla quede homogénea y sin grumos.

En esta instancia se colocan las guías de forma vertical en cada lado separados por una distancia de entre 1 a 2 metros.

Estas varillas son necesarias para dividir el trabajo en pequeños sectores y a la vez controlar el grosor del revoque con el ancho de los perfiles empleados ya que se lleva la mezcla al límite de los mismos.

MIRA TAMBIEN  Pintar un muro: Algunos tips para hacer un buen trabajo

Antes de aplicar el revoque es crucial humedecer la pared para evitar que la humedad de la mezcla sea absorbida por los ladrillos.

El siguiente paso colocar el revoque con la paleta hasta completar cada fila de guía a guía, siempre empezando desde arriba para que el material que se caiga no ensucie el trabajo realizado.

Con la llana se va alisando la superficie mediante movimientos circulares, y se puede hacer uso de otro perfil metálico. Siempre hay que empezar desde abajo e ir subiendo de forma horizontal quitando el material que sobra.

Una vez concluidos los pasos anteriores, se debe dejar fraguar el revoque unos días (variables según la humedad ambiente).

Se puede acelerar el proceso colocando un ventilador que de directamente a la zona trabajada.

Fuente: Mapfre

Fotos: Freepic

Recibe Gratis Nuestros Articulos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *