Cómo taladrar muros de ladrillo sin causar daños

Realizar agujeros con un taladro en una pared de ladrillos parece una tarea sencilla, sin embargo, un manejo descuidado de la herramienta o la incorrecta ubicación de la perforación pueden terminar provocando daños cuya reparación demandarán más trabajo y gastos que los previstos inicialmente.

Existen distintos motivos por los cuales es necesario taladrar un muro, siendo el más común la necesidad de permitir el paso de cables de una habitación a otra o la fijación de tuberías. Sea cual sea el caso, conviene tener en cuenta algunas de las siguientes recomendaciones para realizar un trabajo más rápido, limpio y seguro.

Cómo taladrar muros de ladrillo sin causar daños

Hablando de seguridad, y como siempre sucede cuando se utilizan herramientas eléctricas, deben seguirse algunas reglas generales de protección, como utilizar gafas y máscaras para mantener ojos y vías respiratorias a salvo de las partículas de argamasa y polvo que suelen desprenderse por la acción del taladro. Unos guantes también servirán para proteger la piel. Asimismo, deben respetarse todas las indicaciones del fabricante para una manipulación correcta de la máquina y evitar accidentes.

Al momento de perforar un muro de ladrillos, hay que tener presente que es mejor taladrar entre los bloques, es decir en el mortero que los une, y no directamente sobre aquellos, ya que esto último puede causar grietas. Además, hay que asegurarse de que no haya obstáculos en el interior o al otro lado del muro que podrían dificultar el avance de la mecha e incluso podrían terminar rompiéndola.

También es importante asegurarse de que la broca a utilizar tenga el tamaño correcto, ya que una mecha demasiado grande puede romper los ladrillos. Si deben hacerse agujeros grandes, primero debe taladrarse con una broca un poco más pequeña, ya que esto permitirá ir ampliando lentamente el agujero hasta el tamaño que se necesite, alejando con ello el peligro de las rajaduras.

Taladrar un muro de ladrillos: La importancia de trabajar sin apuro

Si bien uno de los objetivos de las herramientas eléctricas es permitir trabajar más rápido, cuando se usa un taladro para perforar una pared de ladrillos es importante tomarse su tiempo, ya que ir demasiado rápido puede causar problemas. Si se perfora el orificio de una sola vez, aumenta el riesgo de que la herramienta se sobrecaliente, por lo que se sugiere taladrar el cemento de unión sólo durante diez segundos, permitiendo que la broca se enfríe durante otros diez segundos.

De este modo se obtendrán las perforaciones deseadas, quedando sólo insertar las tuberías o los cables a través de los orificios. Para rellenar o sellar los espacios que pudieran haber quedado se puede aplicar argamasa o masilla y se deja secar por el tiempo recomendado por el fabricante.





Le gustó este artículo? Reciba los articulos en su correo electrónico!

Otros temas de Albañiles .org que pueden interesarte

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*