Pisos cerámicos: Ventajas y desventajas

Los cerámicos son parte de los materiales más utilizados para pisos y revestimientos, debido principalmente a su versatilidad que permite su instalación en distintos ambientes sin tener que preocuparse de la exposición al agua y la suciedad. Sin embargo, es necesario conocer cuáles son sus ventajas y limitaciones a la hora de decidir su compra y colocación en determinados entornos.

En primer lugar, se describirán brevemente algunas de las cualidades de las baldosas cerámicas, como su resistencia al agua, durabilidad, facilidad de mantenimiento, variedad de diseños y precios, entre otras.

Pisos cerámicos: Ventajas y desventajas

Resistencia al agua: Muchos cerámicos vienen cubiertos con una capa protectora de esmalte u otro tipo de material que sella todos sus poros, haciéndolos impermeables al agua y la penetración de las manchas. Asimismo, estas piezas son naturalmente resistentes a los problemas generados por las condiciones de alta humedad, lo que las hace perfectamente aptas para su instalación en baños o cocinas.

En este punto debe tenerse en cuenta que algunas baldosas cerámicas no cuentan con esa capa protectora, por lo que en ese caso se recomienda aplicar algún sellador que las haga impermeables.

Durabilidad: Un piso hecho con este material es altamente resistente y difícil de sufrir roturas. Unas baldosas bien instaladas, con una lechada también sellada y sometida a un buen mantenimiento, podría permanecer en buenas condiciones por décadas. Además, si un cerámico llegara a quebrarse por un golpe muy duro, la pieza puede reemplazarse fácilmente.

Fácil mantenimiento: Gracias a su capa protectora, un piso cerámico no absorbe la suciedad, ni las manchas ni los derrames líquidos, facilitando enormemente su limpieza. Eso no quita la necesidad de barrer o pasar una aspiradora de manera periódica para que la superficie mantenga el brillo y color del primer día.

Variedad de diseño y precio: Las baldosas cerámicas se comercializan en distintos colores, tamaños, formas y acabados, e incluso pueden imitar muy bien otros materiales como la madera o la piedra. En cuanto al precio, si bien pueden resultar un poco más caras que otros materiales, su durabilidad, facilidad de limpieza y valor estético son razones suficientes para justificar la inversión.

En cuanto a las desventajas de los pisos cerámicos, no serían tan gravitantes como sus ventajas, pudiéndose citar la complejidad de su colocación, la extrema dureza de su superficie, la frialdad de las baldosas, y su peso.

Colocación compleja:  Las baldosas cerámicas son duras y pesadas y deben instalarse utilizando una variedad de morteros, lechadas y herramientas, por lo que todo este trabajo puede convertirse en un proceso difícil y lento. En caso de que se decida contratar a especialistas para que se hagan cargo de la tarea, deberá tenerse en cuenta su incidencia en el encarecimiento del precio final del piso.

Dureza de la superficie: Irónicamente, la dureza que garantiza la resistencia del piso cerámico puede convertirse en una desventaja al carecer de la elasticidad que ofrecen otros materiales, y que hacen más llevadero el hecho de permanecer de pie durante mucho tiempo sobre aquél. Sin embargo, esta desventaja se limitaría a espacios de trabajo más que a viviendas particulares y podría subsanarse con la colocación de alfombras o tapetes que sirvan para amortiguar su dureza.

Pisos fríos: La superficie de las baldosas cerámicas puede ser muy fría, algo que puede ser bienvenido durante el verano, pero que puede ser poco agradable durante el invierno, sobre todo si se comete el error de caminar descalzo sobre ellas.





Le gustó este artículo? Reciba los articulos en su correo electrónico!

Otros temas de Albañiles .org que pueden interesarte

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*