Isla de cocina, medida y funcionalidad

La isla de cocina es un elemento excepcional, pero es importante que tenga las dimensiones adecuadas.

Para ello no sólo hay que considerar la medida de la isla, sino también la extensión del espacio que la rodea.

Si bien una isla de cocina promedio mide un metro por dos, es necesario dejar espacio confortable a su alrededor.

Las proporciones de la isla de cocina y el entorno

Por regla general la isla de cocina tiene que ocupar entre una décima o quinceava parte de la superficie total de la cocina. Por lo que en la mayoría de los casos mide aproximadamente unos 14 m2 para que sea cómoda.

En cuanto a la altura, ha de ser de unos 90 cm o un metro si se utiliza para comer. En caso de que se la quiera emplear de barra desayunadora, la mesada tiene que tener un vuelo apropiado, por lo que las banquetas tienen que contar con unos 60 cm de espacio libre que asegure absoluta comodidad.

El vuelo de la isla de cocina

Si se la emplea para sentarse, la isla tiene que tener vuelo, el de mostrador estándar es de 35 cm, mientras que para sentarse y que la persona esté cómoda, debe ser de entre 50 a 60 cm.

Según estas mediciones, una isla de 1.2 metros es ideal para que dos personas se sienten cómodamente.

isla de cocina

Tamaño y comodidad

El tamaño que tenga la isla determina la cantidad de personas que se pueden sentar y estar cómodas.

La distancia entre la isla y la pared, y la distancia de la mesada es fundamental. Si se trata de una isla sin banquetas de un lado mide de 1 a 1,2 metros; en caso de que posea asientos necesita contar con al menos 1,2 m de espacio detrás.

La isla no debe entorpecer el paso ni el trabajo en la cocina, de lo contrario dejará de ser un elemento favorable para convertirse en un tremendo estorbo.

No toda cocina es apta para tener una isla, esto es una realidad, pero cuando se la puede implementar, tiene que contar con un diseño funcional que permita a las personas moverse con comodidad por toda la cocina.

isla de cocina

Material y funcionalidad

La isla puede ser del mismo material que la mesada, o bien de otro que combine con la ambientación del espacio, esto es puramente subjetivo.

En cuanto a su funcionalidad, puede ser meramente para comer, como también para trabajar y/ o contar con espacios de almacenaje por debajo.

Dependiendo del uso que se le quiera dar, serán las dimensiones, forma y también va a determinar si es movible o fija.

Fuente: Vedek

Recibí nuestros articulos gratis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.