Saltar al contenido

Medidor de CO2 para el hogar

Un medidor de CO2 es un instrumento que se emplea para medir la concentración de dióxido de carbono en un ambiente.

Estos aparatos pueden registrar la cantidad de dióxido de carbono en partes por millón (ppm) en para dar una muestra de la concentración del mismo en el aire que se respira.

Si bien se utilizan hace mucho tiempo, tuvieron gran boga durante la pandemia de Covid19, ya que se usaban para verificar la calidad del aire y asegurar la adecuada ventilación con el fin de evitar contagios.

De todos modos, es un elemento de gran utilidad e importancia en la vida actual, las edificaciones son más herméticas y por ende mejor aisladas, lo que genera la imperiosa necesidad de controlar la calidad del aire interior para adecuar la ventilación y asegurar la salud de las personas tanto en las viviendas como espacios de trabajo.

El medidor de CO2

Estos sensores permiten identificar zonas o estancias con niveles de niveles de dióxido de carbono superiores a los recomendables, a partir de ello se puede ajustar el sistema de ventilación y flujo de aire.

Funcionamiento del medidor de CO2

El funcionamiento del medidor depende del sistema con el que cuente, los mas habituales en el mercado son los de infrarrojos.

Estos absorben la energía de los compuestos a una longitud de onda especifica, habitualmente en el infrarrojo.

El dióxido de carbono, como otros gases que se componen por dos o más átomos, absorben la radiación infrarroja (IR) de una forma distintiva. El medidor posee un emisor y un receptor de luz que envían y reciben un haz con la longitud de onda de absorción de CO2.

El haz se ve mermado en proporción a la cantidad de CO2 que haya en el aire, como también según la mezcla de gases analizados.

Especificaciones

Los sensores de CO2 por infrarrojos tienen características comunes que los hacen más recomendables que los químicos.

  • De fácil instalación.
  • Soportan alta humedad, el polvo, entre otras,
  • Son mas estables y selectivos con el gas medido.
  • Poseen mayor vida útil.

Instalación del medidor de CO2

Al instalar el medidor de CO2 conviene considerar el tipo de habitación y la geometría de la misma, así como la ocupación y la ventilación del ambiente.

En sitios donde la exposición al CO2 puede ser mayor, es recomendable instalar sensores cerca d ellos puntos potenciales de fugas para asegurar la detección temprana del mismo.

Concentraciones normales de CO2 y los efectos en la salud

Si bien el dióxido de carbono no es en sí nocivo, cuando hay un elevado nivel en un ambiente puede resultar perjudicial para la salud como también letal.

La medición del mismo se realiza calculándolo por partes por millón: PPM, si bien hay niveles de CO2 aceptables en los ambientes, cuando se exceden pueden generar:

Hasta 350 ppm se considera lo habitual en el aire exterior

Hasta 1.000 ppm ya genera la sensación de aire enrarecido.

Hasta 4.000 ppm es la concentración que indica que la habitación está mal ventilada.

Hasta 5.000 ppm es la concentración máxima aconsejable en ámbitos laborales.

Cuando las concentraciones son cercanas a los 30.000 ppm las personas pueden experimentar somnolencia, dolor de cabeza, mareos, falta de concentración, y dificultar respiratoria.

Fuente: Soler Palau

Reciba Gratis Nuestros Articulos por Correo Electrónico

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *