Pisos radiantes: Características, funcionamiento y categorías

El piso radiante se ha convertido en uno de los sistemas de calefacción del hogar más populares en los últimos tiempos, debido a la sensación de confort que genera entre los habitantes de la casa y a que ofrece un importante ahorro de energía.

Se trata básicamente de un sistema que emite la energía del calor a través de la superficie del suelo por radiación, haciendo que el aire inferior de un ambiente se caliente y ascienda la parte superior, logrando elevar la temperatura de todo el lugar sin posibilidad de que se produzca pérdida de calor por las distintas superficies verticales u horizontales presentes, debido a que el calor se mantiene abajo donde está la gente, y no en el techo, o perdiéndose cada vez que alguien abre una ventana o una puerta.

Dependiendo del área en la que se encuentre instalada, la calefacción por pisos radiantes puede permitir un ahorro de entre un 10 o un 20 por ciento de energía respecto de otros sistemas más difundidos.

El piso radiante puede ser confortable incluso en los lugares que tradicionalmente suelen estar fríos con los métodos convencionales, pues al estar instalado debajo del suelo de toda la estancia, el calor y la transmisión del calor es uniforme.

Otras ventajas de este sistema incluyen la no emisión de gases tóxicos, la reducción de riesgos de quemaduras por contacto, y la no alteración de la humedad relativa de la habitación, lo que hace que la sensación de confort térmico sea mayor y las pérdidas de calor sean mínimas.

Pisos radiantes: Clasificación

Ahora bien, teniendo en cuenta la fuente de energía y materiales utilizados para su funcionamiento, se pueden distinguir tres tipos de instalaciones de pisos radiantes: eléctrico, por agua caliente y por fibra de carbono.

Piso radiante eléctrico: También conocido como losa radiante eléctrica, es un sistema se basa en el uso de la energía eléctrica para calentar el hilo, la malla o el folio radiantes instalados debajo del pavimento. Existen versiones más modernas cuyo funcionamiento está controlado por un termostato o sistema inteligente para optimizar el consumo de energía.

Piso radiante por agua caliente: Este es señalado como el sistema de calefacción por suelo radiante que goza de más popularidad. Es el clásico sistema de calderas conectadas a tuberías instaladas debajo del suelo en vez de ir conectadas a radiadores en las paredes. Algunos de estos sistemas ofrecen la ventaja de ser útiles tanto para calentar como para enfiar las superficies de una estancia a una temperatura que permita mantener el ambiente interior confortable. Esto se consigue con agua, previamente calentada o enfriada, y posteriormente circulada por las tuberías.

Piso radiante por fibra de carbono: Este es el sistema más moderno que existe, está basado en el sistema de piso radiante eléctrico, diferenciándose por el uso de una trama de hilos de fibra de carbono instalados bajo el suelo que funcionan como resistencias, distribuidos en bandas de una cierta longitud, que llevan a los lados dos conductores eléctricos y todo ello envuelto en una funda de material plástico flexible que actúa como aislante eléctrico.

Recibí nuestros articulos gratis