Limpieza de las paredes de ladrillos de vidrio en la ducha

Las paredes de ladrillos de vidrio en la ducha son una interesante manera de brindar una buena privacidad sin que esto signifique el bloqueo de la luz, además de ser considerado un aporte elegante para cualquier baño.

Sin embargo, la exposición constante a las salpicaduras de jabón y agua dura pueden crear depósitos de suciedad y pérdida de brillo de la superficie de los muros, que a medida que pasa el tiempo son más difíciles de quitar sin correr el riesgo de causar arañazos u otros daños sobre la superficie de los ladrillos.

Limpieza de las paredes de ladrillos de vidrio en la ducha

En efecto, el vidrio puede rayarse fácilmente de ciertos productos de limpieza agresivos o abrasivos y el contacto físico con artículos duros o afilados, y el material de los bloques de las paredes de las duchas suelen ser un producto acrílico que es más suave y más propenso al rayado que el vidrio puro.

Los ladrillos de vidrio rayados y desgastados pueden verse mucho peor después de haber sido raspados con ese tipo de productos de limpieza abrasivos.

Para ahorrarse disgustos y trabajo extra, se recomienda limpiar y secar las paredes de vidrio después de cada ducha, lo que evitará que se formen los depósitos de espuma de jabón y agua dura.

Para prevenir rayones durante esta labor, conviene usar un paño suave de microfibra o algodón, tanto para limpiar como para secar. También puede recurrirse a algún producto limpiador suave para azulejos de baño

Después de la limpieza, y para reducir la acumulación de espuma en la superficie y lechadas de los muros de ladrillos de vidrio, se puede dejar de usar el jabón sólido y reemplazarlo por algún producto líquido.

En ocasiones, los depósitos de suciedad pueden ser más rebeldes, sobre todo porque se permitió que los restos de jabón y minerales del agua se sequen, solidifiquen y fijen con más fuerza en los bloques, se podría recurrir a una esponja abrasiva suave para su remoción, teniendo cuidado de provocar la menor cantidad de arañazos posible.

Cómo eliminar rayones en los ladrillos de vidrio

Si los ladrillos de vidrio han quedado muy rayados, aún es posible salvar su apariencia mediante un trabajo de pulido, pudiendo usar polvo de óxido de cerio o algún pulidor suave de joyería.

Tales productos se pueden colocar en un almohadilla de lana de pulir fijada a una lijadora eléctrica, la que se pasa en círculos sobre los ladrillos de vidrio aplicando una ligera presión hasta que los rayones desaparezcan.

A continuación, se debe mezclar 1.89 litros de agua con 56 gramos de amoníaco, sumergir en esa solución un paño o esponja y escurrir para luego limpiar los ladrillos para eliminar cualquier residuo del pulidor y al mismo tiempo restaurar la apariencia del vidrio.





Le gustó este artículo? Reciba los articulos en su correo electrónico!

Otros temas de Albañiles .org que pueden interesarte

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*