Volviendo a lo básico: Tipos de revestimientos para pisos y aplicaciones

Muchas veces, cuando trata de seleccionar un revestimiento para piso, se desconoce la importante e interesante variedad de materiales que pueden utilizarse para tal fin, por lo que a continuación se tratarán algunos conceptos básicos sobre el tema, referidos a los tipos de coberturas existentes en el mercado y cuál sería su uso más adecuado dependiendo de distintos factores.

Los materiales para cobertura de los pisos de un lugar pueden clasificarse en dos categorías principales, que son los revestimientos textiles y los no textiles.

Volviendo a lo básico: Tipos de revestimientos para pisos y aplicaciones

Cuando se habla de cubiertas textiles se está haciendo referencia a las alfombras, tapices, mantas y otras piezas tejidas que se utilizan para mejorar las condiciones de aislamiento acústico y térmico de un lugar, al tiempo que ayudan a realzar la calidez y elegancia del mismo.

Como se trata de tejidos que deben soportar el paso de personas y objetos, además de estar expuestos a la suciedad, se ven sometidos a un desgaste que puede obligar, al cabo de un tiempo, a su reemplazo para renovar el aspecto general del ambiente que decoran. Sin embargo, las coberturas tejidas de alta calidad hechas con fibras naturales pueden ser fáciles de limpiar y ofrecer una mayor durabilidad, aunque suelen ser más costosas que las otras alternativas.

Dentro de esta categoría, las alfombras suaves pueden ser la solución ideal para dormitorios o salas de estar, donde ayudan a crear una atmósfera más acogedora.

Los revestimientos no textiles se dividen en tres grupos diferentes: revestimientos elásticos (como vinilo, linóleo, corcho, goma, etc.), revestimientos duros (laminados, parquet, pisos de madera) y revestimientos minerales (piedras naturales, pizarras, cerámicos, etc.).

Por ejemplo, los pisos laminados, cerámicos o linóleo son muy adecuados para cocinas y salas de trabajo. El linóleo tiene la ventaja de que es cálido para los pies y es un material que impide la aparición y propagación del moho.

Para baños y duchas, se recomiendan baldosas cerámicas, mármol y piedras naturales. Estas últimas son algo especial, ya que le dan un aspecto único al espacio en el que se instalan. Asimismo, las piedras naturales y los azulejos son ideales en combinación con la calefacción por suelo radiante porque son excelentes conductores de calor.

Por su parte, el piso laminado ofrece la ventaja de no ser caro, lucir bien estéticamente y ser fácil de limpiar y colocar. Todas estas características han contribuido a que se convierta en uno de los materiales más populares a la hora de elegir e instalar un revestimiento para el piso.

La importancia de contar con un contrapiso en buenas condiciones

Ya sea que se elija un revestimiento textil o no textil para el piso de una sala, es importante que la superficie sobre la que se va a trabajar se encuentre en condiciones adecuadas para recibir la nueva cobertura, es decir que no presente desniveles, protuberancias ni grietas, no tenga filtraciones de humedad y que se encuentre completamente limpio.

En algunos casos, sobre todo en construcciones más antiguas, podría necesitarse la colocación previa de un buen contrapiso antes de colocar un nuevo revestimiento.




Le gustó este artículo? Reciba los articulos en su correo electrónico!

Otros temas de Albañiles .org que pueden interesarte

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*